“Piercing”: riesgos y complicaciones

allloro 23 juliol 2012

La práctica del “piercing” es cada día mas frecuente entre los adolescentes. Esta práctica, en principio sencilla, comporta hasta en un 20% complicaciones como infecciones y sangrado local y otras, aunque puntuales, más importantes. Este hecho debe ser conocido tanto por pacientes como por los profesionales de la salud.

Las complicaciones de la perforación dependerán del sitio, del material utilizado, la experiencia de la persona que lo realiza, la higiene del local, etc. La infecciones locales -en el sitio donde se realiza el piercing- son muy frecuentes, aunque también lo son: la dermatitisalérgica de contacto al níquel o al látex (materiales frecuentes de la perforación), sangrado local, formación de cicatrices queloides o hipertróficas -que a veces duelen-, etc.

Pero también se han registrado complicaciones mayores y más graves tras la colocación del pirsin como: hepatitis virales, shock tóxico, endocarditis e incluso abscesos cerebrales. La perforación en condiciones de mala higiene conlleva un riesgo de infección de hepatitis viral, tétanos e incluso de VIH.

El material con que se perfora la piel suele estar compuesto mayoritariamente de metal, generalmente de acero inoxidable, oro, niobio (o columbio), titanio u otras aleaciones. El acero inoxidable quirúrgico rara vez causa reacciones alérgicas en la piel, sin embargo, no todos los productos de acero inoxidable están libres de níquel, que es el compuesto o metal que produce más alergias y dermatitis.

Las perforaciones orales pueden provocar dificultad para hablar, masticar, exceso de salivación y problemas bucodentales. También tienen peligro de ser aspirados, como los nasales. Hasta el 35% de las personas con pírsines en lengua o labios tienen una recesión o retracción gingival (pérdida de la encía bucal) que puede terminar con la caída del diente.

La perforación genital puede causar dermatitis, obstrucción en la uretra, heridas en la mucosa, e incluso, en alguna ocasión, infertilidad. Los pírsines en el ombligo, un sitio muy utilizado pueden producir fácilmente una infección por hongos, ya que es una zona húmeda y poco aireada. La marca o agujero post-perforación puede durar años.

Es importante que las personas que colocan piercing sean cualificadas y que en el local que se realiza el anillado existan las medidas adecuadas de asepsia para evitar la infección inicial. También se debería advertir de las posibles complicaciones inmediatas y a medio plazo que comporta la colocación de un piercing.

Deixa el teu comentari