Alimentos, consumo de sal y salud

allloro 20 febrer 2012

Uno de los consejos que habitualmente damos los médicos y enfermeras cuando atendemos a un paciente con hipertensión arterial es el de reducir el consumo de sodio. Pero no basta con no sacar el salero a la mesa, hay que reducir los alimentos ricos en sal. La identificación de las fuentes principales de alimentación de sodio es importante para reducir el consumo total del mismo. Un estudio del CDC publicado recientemente analiza que alimentos  son los responsables de la elevada ingesta de sodio en USA. Se estima que el 75% del sodio consumido proviene del sodio añadido a los alimentos en restaurantes y en la comida preparada, mientras que sólo el 5% -6%, se añade en el hogar durante la cocción y el 5% -6% en la mesa.
En USA aproximadamente el 44% del consumo de sodio proviene de los siguientes alimentos:
Alimentos tipo de
Porcentaje de
aporte de sodio diario
Panes y bollería
7,4%
Embutidos o carnes curadas
5,1%
Pizza
4,9%
Aves de corral
4,5%
Sopas
4,3%
Las hamburguesas y sándwiches
4,0%
Queso
3,8%
Platos mixtos de pasta
3,3%
Platos con carne mezclada
3,2%
Chips y otros aperitivos salados
3,1%
 Los panes y bollería se situan en primer lugar porque se consumen con mayor frecuencia. Según el informe, reducir el sodio en un 25 por ciento en esos diez alimentos podría prevenir en USA 28,000 muertes al año y ahorrar 7 mil millones de dólares en costos de atención de salud. La ingesta total de sal se reduciría en diez por ciento.
La mejor forma de reducir la ingesta de sal es comer más frutas y verduras frescas o congeladas sin salsa y limitar los alimentos procesados. Otra opción valida para nuestros pacientes puede ser aconsejarles que sean conscientes del contenido de sal de los diferentes alimentos. En España tenemos una campaña sanitaria especifica sobre el consumo de sal EL PLAN CUIDATE, tanto de la sal visible como la invisible.
ECHA EL FRENO CON EL SALERO
Secretaría PAPPS (semFYC)

Deixa el teu comentari