“Som el que mengem”

allloro 4 desembre 2011

El “colmo” de las noticias sobre las propiedades medicinales de los alimentos es cuando las agencias de noticias se hacen eco de la opinión de un “experto”. Es el caso del tomate que “previene el cáncer de próstata y mejora la piel”

Ante la avalancha de estudios y noticias sobre las propiedades medicinales de los alimentos cabe hacerse algunas preguntas:

· ¿Realmente es fácil que los pacientes cambien sus hábitos alimentarios y los mantengan?En el estudio sobre alimentos para bajar el colesterol publicado en JAMA, menos de la mitad de los participantes a los que se recomendó incorporar alimentos bajos en colesterol fueron capaces de adherirse a la dieta. El bajo nivel de cumplimiento es una limitación en el estudio, ya que puede ser relativamente difícil de cumplir y mantener las recomendaciones. Desde luego si no te gusta el chocolate no creo que empieces a comerlo para prevenir el síndrome metabólico, como podría sugerir el estudio publicado en el BMJ.Otro tema es la cantidad de chocolate que debería tomarse para conseguir efectos preventivos.

· ¿Qué impacto podría tener el consumo de “alimentos saludables” en la salud cardiovascular?. Los estudios observacionales prospectivos de base poblacional, como el del color de las frutas y verduras en la prevención del ictus publicado en Stroke, son estudios que pueden tener muchos sesgos. Necesitamos estudios que nos aclaren el impacto que puedan tener los cambios dietéticos en la disminución de eventos cardiovasculares, estudios muy complicados de hacer ya que la enfermedad cardiovascular es multifactorial.

· ¿Quién financia estos estudios? La clave de estos estudios y de las noticias sobre las propiedades curativas de los alimentos podría estar en la financiación de los mismos. En la noticia sobre el tomate, una conocida marca de salsa de tomate y la asociación de productores de tomate. En el caso del estudio de JAMA los autores declaran conflictos de intereses y su relación con la industria agroalimentaria, habiendo en parte financiación de la industria. Aunque se aclara que la industria agroalimentaria no ha participado en el diseño, desarrollo y análisis del estudio, no hay que olvidar que, en muchas ocasiones, puede existir un sesgo en lo que se investiga (aquello que puede ser rentable).

Lo que sí que tenemos claro es que las compañías que venden sus productos como “buenos para tu salud” ganan más dinero. Es la conclusión del blog de salud del Wall Street Journal. Como muy bien dice Sergio Minue en su blog estamos metidos de pleno en la industria del bienestar.

Secretaría PAPPS (semFYC)
www.papps.org

Deixa el teu comentari